jueves, octubre 29, 2009

SERAPHINE DE SENLIS (2)









EROTISMO Y MISTICISMO EN LA OBRA DE SERAPHINE DE SENLIS. (2)

Hay un goce de ella, de esa ella que no existe y nada significa.Hay un goce suyo quizá nada sabe ella misma,a no ser que lo siente:eso sí lo sabe.Lo sabe, desde luego, cuando ocurre.No les ocurre a todas...

...naturalmente el cristianismo terminó inventando un Dios que es quien goza"

Jacques Lacan: "Aun" pg 90-91


(Para mayor comprensión, antes de leer este escrito, recomendamos entrar a estos dos links, que seguramente les van a gustar:


http://www.youtube.com/watch?v=x1eFPejTulk&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=8wnTwBZ0e74

http://www.youtube.com/watch?v=x1eFPejTulk&feature=related



Di algunos datos sobre Séraphine, y ciertos amigos me han pedido detalles sobre ella, para contextualizarla mejor, ya que en cierta medida en América Latina todavía no se la conoce bien. Por eso ampliaré los datos que me permitan contextualizar el análisis que en forma de un breve ensayo hago al final, sobre la Obra de Séraphine.

Era una hija de un obrero y una campesina franceses. Nació en 1864 en Assy (Oise) en Francia. A partir de 1881 trabajó como asistenta en el convento de las Hermanas de la Providencia, en Clermont (Oise). En 1901 comenzó a trabajar como criada en las casas de las familias burguesas de Senlis.

Quedó huérfana siendo niña. Al comienzo fue pastora donde recorría los campos cuidando animalitos y posteriormente entró como ayudante al convento. En sus momentos de descanso se encerraba en su cuarto, donde nunca dejaba penetrar a nadie, para pintar. Descubierta por Udhe, un “marchand” de arte, la estimula y logra crearle un mercado donde algunas obras son vendidas. Al tener ingresos nunca pensados, cambia completamente su vida, que la lleva del ascenso al colapso, ya que de una parte Udhe no puede seguir sosteniéndola, entre otras por la guerra y termina haciendo presa de la paranoia, que la lleva a ser internada en el Hospital de Clermont. En 1934 murió abandonada, muerta de hambre y “enloquecida” en el asilo de ancianos de Clermont.

De la tierra al cielo y del cielo al caos.

El nombre de Séraphine tiene dos momentos: Uno, en vida, cuando Udhe la descubre e intenta hacerle un reconocimiento como artista e inclusive hacerle una exposición en Paris, al lado de los grandes del “primitivismo” : como Rousseau, Vivin, Bombois. El segundo momento es el actual, post-morten cuando a raíz de la película que hemos señalado y arrasa con los Cesares del festival de Cannes, es reconocida en el mundo del arte mundialmente.








La actual anécdota, cuyos datos se pueden encontrar en internet, nos señala que al comienzo se publicó una biografía de Séraphine, -Françoise Cloarec “La vie rêvée de Séraphine- que produjo el descubrimiento de una mujer excepcional, con una vida altamente paradójica ya que desde una vida de pobreza extrema, a través de su trabajo artístico, llega a entrar en el mundo del arte y ser reconocida, cambiando radicalmente su vida y termina desquiciándola para ser internada en un Hospital Psiquiátrico, donde murió. Esta vida es convertida en la película que hemos comentado, la cual acrecentó el “boom Seraphine”, ya que posteriormente se publicaron dos nuevos libros y por supuesto las galerías de arte comenzaron a desempolvar las obras que estaban guardadas en anaqueles.

BREVE ENSAYO ANALITICO DE LA OBRA Y SU CREADORA



La fuente de la inspiración y el arte de Seraphine, no se encuentra fuera de ella, bien sea por una Idea, una influencia externa y menos una escuela de arte. Ella misma crea esa fuente desde su propio cuerpo. Seraphine fue desarrollando en forma natural una gran sensibilidad y un espíritu acorde con ella, con su existencia. Su personalidad, de alguna manera se desdobla en un mundo dual, que no es difícil imaginar en esta situación tan específica. Hacia afuera, una mujer huraña, silenciosa, que hablaba casi en monosílabos, y por supuesto ,como en todos estos casos, una personalidad que estando presente no era vista, ni reconocida, sino a través de mandatos o aún insultos, en el tono de voz de las "Madames" que le ordenaban y a quiénes tenía que obedecer casi en silencio. Se puede decir que como mecanismo de autodefensa, no mostraba su real personalidad hacia afuera, que era un afuera de servidumbre, de postración y humillación. Pocas veces se le pedía su opinión o se hacía referencia a su persona. “Seraphine” era una cosa útil “para el servicio y los oficios varios” y en ese sentido era requerida en Senlis. El otro lado de su personalidad era su mundo interior, que era a la vez un mundo semi secreto y clandestino.







Seraphine realiza un proceso hacia el arte, desde su vida y desde la apertura de su cuerpo por medio del goce, creando un mundo imaginario, como simbólico. En otras palabras, su cuerpo biológico está dominado por pulsiones o tendencias innatas altamente eróticas donde el goce esta presente en todos sus actos solitarios desde pintar encerrada, hasta ir a bañarse sola en un riachuelo.Cuerpo gozoso que ella sabe desarrollar en forma natural, antes que racional o con una idea de ello. Era un mundo basado en una sensibilidad que la lleva a “educar” o mejor desarrollar sus sentidos en forma natural y casi directamente en el contacto con la naturaleza: el olor, el color, el sonido crean una sensualidad a flor de piel. Su cuerpo es permanentemente alimentado y sensibilizado en primera instancia con el campo que rodea la ciudad a donde permanentemente Seraphine se escapa solitaria, para nadar o mejor dejar acariciar su cuerpo desnudo con la frescura del agua, Correr por los campos para escuchar e imitar los gorjeos de los pájaros a los cuales imita. El tacto con el barro y los colores del mismo, con las piedras la llevan a sensibilizarse en las texturas de la naturaleza que después se convierten en colores que ella descubre para sus cuadros. Son pulsiones de vida, eros, que le permiten reafirmar su identidad y la llevan a crear un mundo Imaginario a través del arte –las formas “extrañas" de sus obras que utilizan los arboles, las plantas,etc, como imaginarios- para saltar a un mundo Simbólico, como es el del Misticismo.

La Obra o el Imaginario de Seraphine.










Lo dijimos y tenemos que sustentarlo, la obra de Seraphine es orgánica, tanto porque trabaja la naturaleza como fuente de formas y figuras imaginarias, “misteriosa”- un árbol o una hoja son algo más que replantaciones de ellos-, como por su mismo cuerpo eje fundamental de sus procesos creativos. Podemos decir que al comienzo, entre su cuerpo y la obra no hay técnicas separadas. Su cuerpo y sus extremidades le sirven para utilizarlos como instrumentos de trabajo. Pinta con los dedos, y no con pinceles, pinta en cualquier soporte al cual se adapta eficazmente , crea colores “naturales”, toma tierras de los ríos, sangre de la carnicería, aceite y de las veladoras de las iglesias, pinta en el suelo y no en caballete o encima de una mesa, o un butaca. Sus extremidades son las herramientas que utiliza para pintar.

Fue así como se inició esa obra, ya que después cuando tuvo ingresos, Udhe le mandaba lienzos, caballetes y colores industriales haciéndola entrar en el mercado del arte.

El mundo mágico religioso de Seraphine y su misticismo





Entre ese mundo exterior de exclusión y el interior en el cual crea un mundo, no solamente como escape y resistencia a la opresión doméstica, se crea necesariamente una personalidad dual, desdoblada, fraccionada que le dificulta e impide una comunicación normal de tipo social, al cual ella se con-forma. Este punto de vista es muy importante ya que Seraphine es algo más que un artista y su visión plástica antes que obedecer a patrones formales de educación en artes, es sobre todo la creación de un arte ligado a la lucha por la existencia. No por la sobrevivencia, ya que ella al comienzo no busca reconocimiento desde su arte y mucho menos crear un mercado y tener un ingreso monetario para vivir del arte. Su arte surge como desarrollo de esa rica y fabulosa personalidad, que se crea a partir de su propio cuerpo y como extensión del mismo. Es un arte ligado a la lucha por la existencia y la búsqueda por un lugar en el mundo donde ella se identifica con ella misma, se auto-reconoce y en lógico desarrollo, el conflicto creado por la dualidad se soluciona en un estado místico. Su re-conocimiento, no bien de su yo propiamente sino del Otro de sí mismo: es Dios. También es ,a veces : “un general del ejército que se enamoró” de ella, o la Virgen María y los Santos.

En conclusión, Seraphine al tener una personalidad desdoblada, no puede reconocerse en si misma sino a través de los dioses y santos de su religión católica y por ello translada o transfiere su creatividad a ese mundo de su devoción. Su vocación es entonces divina, es por “un mandato celestial” que ella hace pintura y son “ellos”- la Otra-de-sí misma, divinizada-, quién le inspira en su creatividad. Sin embargo, y ahí es su peculiaridad, no es un estado místico al estilo de San Juan o Santa Teresa, basada en una razón ilustrada por la metafísica cristiana -religiosa, que trabaja su cuerpo y sentidos en pulsiones eróticas dirigidas al Otro como Dios o Amor, sino que es un estado en que no hay propiamente un intelecto (o Razón sino un cuerpo orgánico, base de todos los sentidos, cuyas pulsiones eróticas son orientadas bajo la idea de un mundo animista o mágico. Seraphine evoca e invoca las fuerzas mágicas de la Naturaleza y sus seres vivos y orgánicos- el agua de los ríos, las plantas y flores, como los árboles, los animales, etc.- como la magia animista, para nutrirse de su fuerza y fortalecer su vitalidad. Su instinto o pulsión vital la lleva, como muestra la película, a abrazarse a los árboles en un gesto que no comprenden Ulher, su “mecenas” y su amigo.

Seraphine es una testigo de su tiempo y por ello fue inmolada, ya que la sociedad que la vió crecer no pudo entender que ella veía, a pesar de su misticismo o quizá gracias a él, más lejos que todos los “normales” burgueses que no pudieron sino calificarla de “loca”. Como Van Gogh y especialmente Camille Claudel, tan contemporánea y parecida en su trayectoria, terminan siendo encerrados e inmolados en el abandono y la indiferencia. Las dos mujeres fueron enterradas en fosas comunes.

"

El abandono" de C. Claudel

Bibliografía y links

http://www.youtube.com/watch?v=x1eFPejTulk&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=8wnTwBZ0e74

Françoise Cloarec “La vie rêvée de Séraphine”.

Alain Virdondelet, Séraphine de Senlis, Albin Michel, 1986

BIHALJI-MERIN, Oto: El Arte Naïf, ed. Labor, Barcelona,

Bertrand Lorquin: Séraphine de Senlis (Broché)

sábado, julio 26, 2008

Problemas Estéticos y Teóricos de las Leyendas Colombianas






Luis Alberto Acuña: Bachué y la serpiente






histórico.

Hace algo más de dos décadas, comencé a trabajar las leyendas colombianas. Como antropólogo en los trabajos de campo, en las universidades donde enseñé, inicié una recolección de ellas, por medio de entrevistas a campesinos e indígenas de las diversas regiones de mi país. A partir del DEA en Antropología, realizado con Claude Lévi-Straus en París, mi interés fue creciendo y poco a poco me he ido sumergiendo en estas cosmovisiones, en una mirada que se fue ampliando, ya que en algún momento me percaté que la antropología no podía hacer caso omiso ni del psicoanálisis, ni de la semiología como de la lingüística y la ecología, en todo lo que ellas podían aportar para profundizar sobre estos Imaginarios.

Poco a poco fui seducido por las imágenes extraordinarias que contienen estas leyendas y fue así como di el salto para llevarlas a cabo a través de la pintura. Pinto desde mi infancia, y precisamente los llamados comics, (o tiras cómicas, o penecas), como otros dicen, hicieron parte de del acervo cultural de mi adolescencia, ya que coleccionaba con fervor, debajo de mi cama, una hermosa colección de comics - que iban desde Tarzán hasta Superman y Batman-, revistas que no solamente leía sino que, además, me deleitaban con sus dibujos. Hago referencia a estas lecturas, porque de alguna manera me influenciaron para pintar las leyendas. De igual manera, los dibujos de Gustave Doré, tanto del libro de Dante, como de otros libros tuvieron en mí desde la adolescencia una gran influencia. Me fascinaban aquellas figuras no sólo por lo que le decían si no por lo que representaban en tanto que Imagen. Mi ojo adolescente se educó estéticamente allí, ya que me divertía diferenciando los dibujos realizados por cada autor. De todos ellos tuvo en mí un gran impacto los dibujos de Al Foster como los de Hogarth con las tiras cómicas de “Tarzán”, de “El Príncipe Valiente” y “Flash Gordon”.

H Foster: Principe valiente Hogarth :Tarzán


Es en este proceso de una buena parte de mi vida, que me metido en el extraordinario mundo de las leyendas colombianas. Como antropólogo, desde las ciencias he intentado un acercamiento a estos imaginarios colectivos. Como pintor he tratado de "recuperar" esta leyendas, en cuadros que he venido realizando, bien sea en óleos bien sea en acrílicos, y que se encuentran la mayoría en este blog.

He buscado concentrarme en las principales leyendas de cada región. Es así como de los Andes colombianos, es decir del centro de Colombia, he realizado un trabajo sobre Bachué, la diosa de los muiscas, al mismo tiempo que las Tres bolas de fuego, o los Tres compadres, y una serie de la Sombrerona en sus dos versiones fundamentales como es la Sombrerona del campo y la Sombrerona de la ciudad. De la zona norte de Colombia me he concentrado en dos leyendas fundamentales como son el Hombre caimán, y Francisco el hombre. De los llanos se imponía de hecho la leyenda de La Bola de fuego. Del Amazonas igualmente se vuelve prioritario la leyenda del Delfil Dorado y Yurapari. Del viejo Antioquia, es decir Antioquia y Caldas, La madre monte, El Hojarasquín del monte. Y de las regiones del Magdalena bajo, medio y alto, uno de los personajes más fascinantes de la leyendas colombianas como es el Mohán y su compañera la Mohana.

Es claro que las leyendas colombianas son un mundo, no solamente fascinante sino también complejo, ya que una sola leyenda puede ser interpretada desde un buen número de versiones o variantes. Es tal su complejidad y su riqueza, que se impone de hecho la necesidad de seleccionar, aquella leyendas que podrían ser las "leyendas madres" o leyendas fundamentales, en la medida que ellas contiene el núcleo central de otras leyendas.

La propuesta.








LAR. "Bachué" L.A.R: "Patetarro de la Ciudad"

Se trata de hacer una propuesta abierta, plural y por ende compleja ya que, pacientemente, sin prisa pero sin pausa, en un esfuerzo de un gran aliento que lleva ya más de dos décadas, estoy haciendo esta propuesta tanto en el plano teórico o científico como en el plano estético. Como propuesta, se trata de apostarle a una realidad imaginada, que fue durante mucho tiempo ha sido desvalorizada, ocultada, y que tiene que ver mucho con nuestras raíces. Estas leyendas hacen parte de nuestro imaginario y nos pueden ayudar a entender en parte, nuestras raíces históricas, como pueblo y nación. Es decir que nos llevan a entender nuestra identidad: el saber de dónde venimos y por supuesto, si se me permite la frase, saber para dónde vamos. Pero así como han sido desvalorizadas y despreciadas, estamos entrando en el otro polo del mismo fenómeno: las leyendas empiezan a ser desfiguradas, descompuestas y de alguna manera tergiversadas, en la medida en que se vuelven objeto de publicaciones de diverso tipo, sin ningún rigor, respeto o un conocimiento mínimo. Se inventan historias a nombre de “leyendas colombianas” y se publican masivamente, desvirtuando su originalidad, o como diría Walter Benjamín desvalorizando su aura.

En el plano científico, son muy pocas las obras dedicadas a esta leyendas. Más aún cuando se han visto como literatura, y aún como una literatura menor. El conjunto de las ciencias sociales, para decirlo en pocas líneas, tienen en las leyendas colombianas un riquísimo acervo, que no se ha sabido explotar y profundizar. Las leyendas colombianas, ofrecen varios registros, que pueden estimular no solamente a antropólogos, sino también a psicoanalistas, semiólogos, comunicadores, y por supuesto filósofos. No pretendo decir que no se hayan hecho ensayos, algunos meritorios, sino que esta problemática no pesa mayormente en el contexto de las ciencias sociales en Colombia, como de las investigaciones. Los centros de investigación que existen en nuestro país y aún Colciencias, invierten muy poco o casi nada en estos campos. “La tasa de retorno para administradores y economistas de las investigaciones sobre las Leyendas es mínima y en conclusión, la inversión es cero”. Situación paradójica cuando observamos, que en el mundo de la antropología la semiología y las ciencias sociales, toma fuerza cada vez más la cuestión de los Imaginarios Colectivos. En las principales universidades de Europa y Estados Unidos en este momento existen centros de investigación especializados estudiando Los Imaginarios. Aún, la misma palabra se ha vuelto de moda.

En el campo de la plástica y de las artes visuales, después de los Bachués y la extraordinaria obra realizada por Pedro Nel Ospina, Ariza, Luis Alberto Acuña, Alipio Jaramillo, etc., es casi nada la producción en este campo. No solamente las artes plásticas en general, están volcadas, hacia las corrientes de moda que impone el mercado, como son las instalaciones y constructos que imponen desde el centro de las grandes urbes como Nueva York o Europa. Nada tiene de malo que se desarrollen estas tendencias ya que ellas se imponen con su dinámica mercantil. Lo preocupante es que, igualmente en el campo estético, y hoy en día cuando en la plástica ya no existen las vanguardias, en el campo de la figuración y aún de la extracción, consideramos que la leyendas colombianas puede tener una expresión, aún ser una tendencia, sobre lo cual nuestros jóvenes artistas, no se han percatado.

Boticelli: "Venus"

Este proceso que he señalado, está enmarcada en una mirada abierta, ya que muestra las enormes posibilidades, tanto a investigadores como artistas plásticos, para desarrollar, como dijimos, una tendencia, que aportaría muchísimo a la comprensión de nuestro ser colombiano. Las leyendas pueden ser trabajadas desde técnicas semiabstractas, como en un momento lo hizo el pintor huilense Devia, (y en este momento en forma solitaria, mi amigo, el pintor caleño radicado en Neiva Phanor Ariza (1), hasta técnicas figurativas sean impresionistas o expresionistas, así como en escultura, y aún en instalaciones y constructos.

La problemática que presentan las leyendas en el plano científico y en el plano estético.

Goya:"Neptuno devorando a su hijo"

Está claro, que no se trata de pintar leyendas por pintarlas, desconociendo la rica problemática que ellas plantean, y podrían desdibujar el propósito inicial de profundizar en su conocimiento y enriquecernos en su posible acervo. Se trata de conocer en un primer acercamiento, la naturaleza de la leyenda, para que desde allí podamos interrogarnos acerca de los métodos adecuados para la aprehensión de las mismas, tanto en el plano estético como en el plano teórico.

En un primer acercamiento, que iremos desarrollando en espiral, y para situar un eje de discusión, vale la pena que veamos algunas definiciones y características de que es una leyenda.

Toda leyenda es un relato. Es una narración de cosas, sucesos, mundos, que se encierran en un medio que los determina y les da sentido. Es una visión de un mundo, tanto de los hombres que lo habitan, como de los seres y cosas con los cuales se relaciona. Es un relato de carácter mágico y moral. En tanto que relato la leyenda
es de carácter oral, que en la tradición occidental ha pasado al plano escrito y estético en forma de pintura y escultura.










Como moral, la leyenda está dirigida a orientar y establecer los comportamientos y relaciones entre los hombres mismos, relaciones sociales basadas en relaciones de parentesco y de familia, o relaciones con el medio ambiente, y finalmente relaciones con el cosmos. La leyenda tiene un carácter práctico, digámoslo así: empírico ya que está dirigido hacia la acción y transformación del hombre y de la naturaleza. En ese sentido la leyenda, es dinámica, ya que lleva a esta y a instituir rituales o formas de comportamiento sagrados que los hombres deben conocer, para acertar en sus relaciones sociales y ambientales como cósmicas. La leyenda como el mito, buscan establecer y aún fijar comportamientos adecuados para que cierto orden, no sea roto y la vida como la sociedad no pierda su sentido y significación. Rito y Leyenda, Rito y mito se confunden ya que el rito es la escenificación en la práctica de los relatos orales. No hay Mito sin rito.

Las leyendas como los mitos son plurales, complejas. En el primer aspecto encontramos lo códigos que conforman niveles y tópicas de los cuales se estructura.

Alipio Jaramillo: La Zafra









Dentro de sus niveles podemos señalar los más fundamentales como son el económico técnico, que tiene que ver con la manera como los hombres se organizan en grupos como unidades sociedades familias para resolver sus Necesidades, en tanto que especie, como en tanto que seres sociales. Otro de los niveles que se pueden señalar es el ideológico cultural, en los cuales se inscriben los Deseos, en tanto que imaginarios acerca de las ideas conscientes e inconscientes que se pueden tener sobre el individuo mismo, los grupos sociales y la sociedad, así como el cosmos. En el segundo aspecto, encontramos una pluralidad de estructuras que se encuentra comunicados en un espacio complejo basado en interrelaciones, articulaciones, y determinantes de un nivel al otro, formando flujos energéticos y redes comunicacionales.

La leyendas en principio, en tanto que relatos, están destinadas a conmovernos en los planos afectivos, emotivos y aún racionales. Ellas nos conducen a mundos fantásticos, donde precisamente la fantasía envuelve a los personajes y sus desarrollos. Nos conmueven. Bien sea para elevar nuestros sentimientos, como para crear unos cierto temor y angustia, buscando dejarnos ciertas enseñanzas, ya sea para elevarnos en nuestros sentimientos en formas lúdicas a finos goces, al igual que un placentero sueño.

Por esta razón podemos decir que las leyendas son Icónicas. Toda leyenda es por excelencia constructora de imágenes como personajes que se mueven y relacionan en paisajes, creando mundos, que no llevan tanto a maravillarnos como a pensar y reflexionar. Como dice Levi Strauss, “las leyendas también nos sirven para pensar.” (Doré.:La Biblia)

Podemos decir que, en tanto que leyendas las imágenes de las mismas son formas de pensamiento, que pueden ayudarnos a entender desde sus lógicas internas las maneras cómo pensamos y encontrar allí la raíz de nuestros comportamientos diferentes sea a nivel social humano mágico-religioso.

De todo lo dicho atrás, podemos sintetizar en un concepto fundamental y clave, que las leyendas son Imágenes. Desde este punto de vista una imagen la podemos entender como una idea o conjunto de ideas. Bien sea que la idea es icónica, figurada en un grafismo, bien sea que la idea es una abstracción racional y conceptual, que no lleva y permite construir conceptos, y teorías que simbolizan el mundo y la vida.

La complejidad y las leyendas.


El concepto de complejidad de las leyendas tiene dos aspectos. El primero tiene que ver con la leyenda misma, en relación con sus contenidos. Como dijimos una leyenda tiene varios niveles de significación, los cuales responden a los diferentes códigos que estructuran espacios o topos como creando órdenes o jerarquías entre unos niveles y otros. Esta complejidad es inherente al contenido o a la interioridad de la leyenda misma. El otro aspecto inherente al contenido de la leyenda se relaciona con la etiología de la misma. Quiere decir, con el origen o raíz de la leyenda. En su origen toda leyenda es, por excelencia, un relato oral. Su origen tiene que ver con la oralidad. Y ésa oralidad en principio se ha perdido, con los pueblos, las culturas y especialmente la lengua en que nació. Occidente al crear la escritura, de alguna manera “mata” todas esas leyendas y narraciones y las traspasa a nivel de lo escrito. Allí la leyenda sufre una enorme mutación y una buena pérdida de su sentido inicial. Es innegable que el paso de la oralidad a la escritura, se asigna por una mutación enorme en el campo de las lenguas y las culturas. Esto nos sirve para ubicar uno de los problemas que tiene que ver con el tratamiento de las leyendas. Es el paso de lo oral a la grafía. A la imagen graficada como escritura y que plantea el problema de la transferencia, o el paso de una forma de codificación a otra. Que es también el paso de una forma de discurso a otro, que implica un ejercicio de propedéutica y de hermenéutica para que la leyenda, no pierda todo su valor.















Breughel: Campesinos bailando
El otro nivel de la complejidad es externo a la leyenda. Y se relaciona sobre todo con los métodos a con los cuales se pueden expresar la leyendas. En este aspecto se trata de saber, ¿como una leyenda que viene de una tradición oral, que se trans-forma en una tradición escrita y literaria, puede será su vez ser transfigurada en imágenes pictóricas o esculturales? Es éste el problema grueso, que por lo menos en mi caso, tuve que resolver y que de hecho plantea el problema de la legitimidad de la leyenda desde el punto de vista estético.

El campo de lo estético propiamente dicho.

Todo este recorrido que hemos hecho, nos ha permitido solamente ubicar el problema, pero no resolverlo. Hemos ubicado las redes que se pueden establecer a partir de la leyenda. Es decir la relación entre relato oral y escrito y por supuesto el relato como figura e imagen, o sea el relato como pintura o plásticas.


El núcleo central de la problemática estética, se focaliza en la idea de la imagen. La imagen es también imaginación. Y la imaginación es el proceso de abstracción de la realidad, que no lleva a la idea de la fantasía. El Fantasma, como diría Freud, es ese campo creado por la mente en el cual prefiguramos la realidad como una manera de conocerla. Además, encontramos en este espacio una serie de Ideas que se interrelacionan como son, el Icono y la Iconografía, la imagen y La imaginación, la Figura y la Figuración, el Fantasma y la Fantasía, etc., todo ese conjunto de elementos que hacen parte del espacio estético y plástico y que responden a la especificidad de la pintura. Ahora sí podemos ir derecho a nuestra problemática.

La pregunta que inicialmente se nos planteó para comenzar a pintar las leyendas, ya no era solamente el de la transferencia de una en narraciones orales en casete a la escritura, sino especialmente el de saber qué tipo de Figura o de imagen sería la más adecuada para representar esas leyendas. Como dijimos al recurrir a la historia, solamente encontramos a los Bachués y posteriormente a ellos muy pocos artistas. Siendo leyendas o historias narradas por campesinos, se trataba de encontrar estas imágenes adecuadas, si así podemos decirlo, al género de la leyenda. A diferencia del mito, cuyo relato es de alguna manera abstracto, en el juego de Fuerzas cósmicas naturales representados como Demiurgos e inclusive dioses, que permiten mayor abstracción, la leyenda nos presenta narraciones rurales, que se suceden en los ríos y montañas bosques, callejuelas de las ciudades, con un carácter mágico de veracidad. La generalidad de las leyendas, tiene la característica de que introducen en ella, elementos testimoniales, según las cuales, estas leyendas aparecen en sitios específicos y personas determinadas, que dan testimonio en ellas. Por eso es importante en la leyenda el detalle o del “hecho verídico”: “esto le pasó a mi compadre”, “yo lo vi y a mí me sucedió”, etc. La leyenda pues introduce elementos, relatados con alguna precisión y que la hacen aparecer concretos. Una Madre Monte requiere que se pinte este medio natural, para poderla entender. Un Mohán sin el Magdalena sería irreconocible, un Francisco el Hombre fuera de su contexto tropical, cambiaría todo su sentido. El detalle, la precisión o de alguna manera la figura, lo más cercana ligada al relato oral e inclusive escrito. Es lo que algunas “críticas”, no han entendido en mi trabajo, cuando lo califican de” literario”, quizá entendiendo por ello literal.

LAR. Campesinos de Boyaca




Gauguin :Dia de Dios

A diferencia de muchos folkloristas, y literatos, no considero que lo regional, pueda entenderse solamente a través de lo local, porque una concepción de esta naturaleza nos llevaría a un regionalismo insulso y sin vigor. Si bien la leyenda afirma lo regional, no por ello podemos ver los vínculos con lo universal. En el tema que estamos desarrollando, fuera del ámbito nacional a nivel de pintura, encontré otro precedente muy ricos, que me alimentó en el proceso estético y de trabajo de las leyendas, como fueron los flamencos. He sido toda mi vida un cultor de la Escuela Flamenca y las obras de el Bosco y los de los Breughel8 padre e hijo), me han estimulado en el tratamiento de la leyenda. Los Brueghel me demostraron la vitalidad, la fantasía y las grandes posibilidades del mundo rural para ser trabajados a nivel de la estética. A esta pintura se ha calificado falsamente como primitivista, dándole una connotación valorativa. El primitivismo en este sentido, se entiende como algo “no ha acabado”, y aún “inferior” a la pintura clásica. Estas ideas que ha sido revaluadas, justamente en la medida que el arte flamenco tiene un valor y un estatus propio en el arte mundial. Es un valor que la hace diferente idea al arte clásico, pero que de ninguna manera se le puede considerar inferior o primitivo.


Breughel. La boda







Breughel: Verano

Fue así como inspirado tanto los primitivos flamencos, como en clásicos: Goya, Velázquez, Botticelli, y aún modernos como Redón, Gauguin en las islas marquesas, el Romanticismo Inglés,-no así Braque, especializado precisamente en Leyendas, pero que no satisfacen mi gusto personal… me han alimentado en esta trayectoria y me han demostrado que lo local y regional, se vuelven vivos y con mucho valor si no se les desprende de lo universal y global. No olvidemos que los regionalismos en América Latina, han llevado a plantear equivocadamente la relación con la historia universal y la cultura europea. La defensa y valoración de lo regional, no puede en manera alguna realizar un movimiento al revés, como es el de despreciar la universalidad de la cultura europea. Sólo un movimiento dialéctico que valorice lo regional en sí mismo, y al mismo tiempo su relación con lo universal, puede tener un buen sentido. Lo otro sería caer en el atraso, el oscurantismo, y abrir las puertas a movimientos integristas o fundamentalistas o simplemente neofascistas.

Alipio Jaramillo.: "Masacre"


domingo, mayo 13, 2007

La llorona loca de José Barros

La Llorona Loca en Tamalameque
óleo sobre lienzo.

En este mes de Mayo ha muerto uno de los más grandes compositores y músicos del flolkore nacional: José Barros. Recorrió casi todo el siglo construyendo canciones populares a nivel nacional e internacional. Todas y cada una de ellas hacen parte del Imaginario Colectivo colombiano y latinoamericano. Hace mas de un año recorrí con mi familia, el Banco (Magdalena) en busca del Mohan y el Hombre Caimán. En este año lo recordé en una de sus canciones que dice:

"Allá en el pueblo de Tamalameque,
dicen que sale la Llorona Loca,
que sale por aqui,
que sale por allá,
con un tabaco prendido en la boca.!"

Fue asi como pinté este cuadro recordando la canción del que hoy ha muerto. Sea este un homenaje al gran maestro JOSE BARROS

lunes, abril 16, 2007

CUMBIA Y MAPALE

América latina, una rumba
Óleo sobre lienzo.
1.2o x 1.00 m

Siempre he creido que uno de los pilares de nuestras cuturas es la danza o rumba. Producto de la música y la diversidad cultural de esta parte del continente. La Rumba no solo ha sido un factor básico de identidad, sino a la vez de resistencia. La rumba ha servido a nuestros pueblos para resistir la opresión, explotación y sobrevivir. En el cuadro se ha querido simbolizar esta idea. Abajo esta el nacimiento, arriba la muerte, al lado izquierdo el trabajo y al derecho el goce. En medio, el deseo.beso.unión que mueve todo, desde los mas profundo de nuestro ser. Bailan un blanco y una mulata como símbolo de la hibridación cultural

Abajo: El Mapalé, baile afrocolombiano. El negro mezcla el trabajo con los ritmos de la música ya si lo hace mas vital. El Mapalé como imitación del movimiento de los peces. El negro con su " picup" -lo ví un dia en un aeropuerto de Alemania-, mientras esperaba un avión que me llevara a París. Es la universalización de Africa en imágenes de su fuerte cultura, que bien pudiera ser colombianas, centroamericanas o neoyorquinas. Igual, el negro tocando trompeta. El abuelo recostado en el palo de mano, quizás soñando la escena, una diosa negra, a la derecha dos "tomado tres trompá" y prácticando platicando la "radio bemba" o "guere guere" o simplemente "mamando gallo", la zafra del azúcar....

El Mapale
Técnica:Oleo sobre lienzo.
1.20 x 100m.


domingo, febrero 04, 2007

CON-TEXTOS ESTÉTICOS

No solamente pinto por el gran placer que me produce, sino que, además lo hago con una idea de fondo que quiero explicitar a quiénes miran mis cuadros.

A nivel plástico trabajo varias temáticas, que han sido objeto de exposiciones así :
“Desnudos” temática trabajada en pastel y carboncillo, en cartón tamaño pliego.
“Ecológicas” cuadros de aproximadamente 40 X 20 trabajados en acrílicos donde se desarrolla la idea de reproducción, muerte y depredación a través de animales, plantas y hombres..
“Paisajes”, he trabajado el tema de paisajes de la Sabana de Bogotá, paisajes del Páramo de Sumapaz a raíz de un trabajo de investigación realizado con la Secretaría de Educación del Distrito en esta zona. Obras trabajadas en óleo y acrílicos. En esta línea hay una Serie de “Árboles y raíces”.“Ritos de Colombia” serie en Óleo y Acrílico de gran formato donde se trabaja el Rito como simbolización del trabajo, el “potlach”, la danza y el ocio en las diversas regiones del país.
“ Leyendas de Colombia” -véase adelante.-


LA OBRA PICTÓRICA.

“Leyendas de Colombia”
Es un trabajo de más de quince años de creación. Durante este tiempo el autor ha estado escuchando las leyendas grabadas con campesinos del país y haciendo entrevistas en diversos lugares del país para recuperarlas por medio de la Tradición Oral.
Al mismo tiempo que las analizo - bajo el método antropológico de Claude Lévi Strauss y que será objeto de un escrito - las ha pintado en cuadros de mediano y gran formato que oscilan entre 1 metro x 80 y 3 metros x 1 metro.
He trabajado en forma sistemática, para hacer una muestra introductoria representativa de las regiones más importantes del país. Es una obra compuesta de cerca de 40 cuadros, pintados en Óleo y Acrílico en lienzo y cartones.

TEMÁTICA DE LAS LEYENDAS.
De la Costa Caribe he pintado al “Hombre caimán” y “Francisco el Hombre”. De la Gran Antioquia he pintado “la Madremonte” y la “Pata Sola” . Del interior del país : “La Sombrerona”, en dos versiones la urbana y la rural , “La llorona” en varias versiones. De los Llanos “La bola de Fuego”, del Magdalena, “El Mohán” en varias versiones, del Amazonas “ El delfín Rosado”, “La Madreselva”, etc.
Cada cuadro está pintado tratando de recoger toda la leyenda en un solo cuadro o pintando los fragmentos más significativos de la misma.
Estos relatos en la medida que obedecen a una Tradición Oral que se extingue entre nosotros, son muy importantes por la misma razón que hacen parte de la Idiosincrasia de nuestro pueblo y se encuentran en el Imaginario Colectivo, actuando como Moral y Ética. La Leyenda en la medida en que se diferencia de los Mitos, son versiones cortas de Concepciones del Mundo, con un alto contenido estético-ético así como ecológico. La leyenda narra- en forma abreviada, o en forma fragmentada - Tragedias, que obedecen al Pathos colombiano y plasman enseñanzas filosófico-morales, mágico-religiosas y ecológicas.
Como Tragedia Ecológica, las Leyendas plantean una gran tensión entre la Naturaleza y el Hombre, mediado por los animales y plantas que constituyen ambientes altamente significativos.
Por su naturaleza las Leyendas son Imágenes Narradas, de alto valor simbólico y sugestivo en la diversidad de formas que presenta cada versión. Por eso ellas son inagotables y son fuentes eternas de inspiración no solo para científicos, filósofos sino también artistas, comunicadores, publicistas, educadores, humanistas.

TÉCNICAS.
Dado su carácter narrativo y rural, consideré que se debería ser lo más fiel a la narración y hacer un trabajo figurativo donde el receptor de la obra pueda ver de alguna manera reflejada su Idea de la leyenda. Como si el cuadro fuera un espejo de las Imágenes que cada colombiano guardamos de esos hermosos relatos. De ahí la necesidad de trabajar el detalle, ya que muchas veces es un detalle el que explica toda la narración. De ahí los rostros nada clásicos, nada europeos de los personajes : indios, mestizos, zambos, mulatos, hacen parte de la galería de personajes. Los Ambientes a la vez cambian de acuerdo a la leyenda y a los Demiurgos que juegan en ella. Las tonalidades se imponen por fuerza de la narración y el pathos y tensión que se quiere plasmar. La obra se ubica, con otro estilo, en la tradición de los Bachués, aunque tratando los temas más en detalle y quizá en profundidad.

IMPACTO.
Es un propuesta con más de quince años de trabajo silencioso y exigente por la complejidad de la temática - hace que este trabajo sea una propuesta en varios sentidos.
En el plano estético, se trata de demostrar que la propuestas y obras de los Bachués - Ariza, Pedro Nel Gómez, después Miguel Devia , etc., no se ha agotado y que las leyendas ofrecen no solo una temática muy profunda, sino que - a la vez exigente - permitiendo una expresión muy amplia de tipo estética.
Antes que ser grecorromanos u occidentales,- ver escrito "Tesis sobre el humanismo"- nuestra cultura es, en una de sus raíces amerindia, como africana y también europea. Regresar a nuestras raíces no es retroceder sino encontrar los filos hilos - que ser rompen cada vez más - con una raíz común, que nos permita de alguna manera cierta Identidad.
Por eso la propuesta estética se proyecta también en el campo educativo y cultural. Vale la pena que las nuevas generaciones se sensibilicen a estas formas del Imaginario Colectivo y desde una visión de nacionalidad - más allá de cualquier chauvinismo - podamos apropiarnos de manera crítica de esa Cosmo Visión, para proyectarnos al futuro. Para el Autor sería muy importante que las críticas a su obra se hagan desde trabajos que la trasciendan y profundicen la propuesta en el sentido estético y ético.